miércoles, 12 de marzo de 2014

Hasta Siempre, Paulie.

Dejaste detrás tuyo esa inmensa estela de alegría y de amor por la vida.
Hombre ejemplar y kissero de alma.
Que Dios te bendiga por siempre.